Monday, September 18, 2006

CONVENCION NACIONAL DEMOCRATICA

Por Elena Poniatowska

Siendo las 5:05 horas, del día 16 de septiembre del año 2006, con base en lo establecido en la Convocatoria del 15 de agosto del presente año y ante la presencia de los delegados efectivos que la conforman, me es grato declarar legalmente establecidos los trabajos de la Convención Nacional Democrática, para la cual doy lectura al artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra dice:

“La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo, todo poder público dimana del pueblo y se constituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”

Que los trabajos de esta Convención Nacional Democrática sean para el bien de todos y de México.

Hoy, 16 de septiembre de 2006, es la gran fiesta que esperábamos hace años, la de la Convención Nacional Democrática.

Nos reunimos porque la democracia empezó a perderse cuando Lázaro Cárdenas dejó el poder en 1940. A los presidentes que le siguieron los encegueció el dinero y se dedicaron a hacer negocio al amparo de su puesto público.

José Clemente Orozco tuvo razón al alzar su mano llena de pinceles rojos y fustigar la corrupción, el influyentismo, el maltrato, la pobreza, el saqueo, la falta de educación en todos sus niveles, el racismo y el clasismo que dividen al país y nos agobian.

Hoy, en pleno 2006, el 85 por ciento de los mexicanos gana menos de cinco salarios mínimos, es decir cinco mil 400 pesos al mes y para nuestra vergüenza hay quienes sobreviven con mucho menos, ya no se diga 10 millones de indígenas, que además han sido despojados de sus tierras.

Andrés Manuel López Obrador ha repetido en muchas ocasiones que quienes lo seguimos somos hombres y mujeres libres, no se vale la consigna: O estás conmigo o eres mi enemigo.

Queremos estar en la realidad y la inteligencia de un ser humano depende de su aceptación de la realidad.

Nos ha costado mucho ser lo que somos y quizá este es el momento de vernos con ojos críticos, ser crítico de uno mismo es clave para ser crítico de una situación ya sea personal o política y todos los sabemos que lo personal es político.

Nuestra capacidad crítica es lo que nos endereza y nos hace libres, el fanatismo limita, vuelve intransigente, lleva al abismo, el primer respeto en la vida es el respeto a uno mismo y el respeto a lo que piensa, lo que cree y lo que decide el otro.

A lo largo de 48 días hemos sido los actores de un cambio con nuestro líder Andrés Manuel López Obrador, hemos sido los actores de un cambio y eso también nos lo tienen que respetar.

Cuauhtémoc Cárdenas me honró al escribirme una carta que agradezco porque el oír al otro engrandece y contribuye al diálogo, pero sigo pensando que la elección fue injusta y fraudulenta y que hacemos bien al defender nuestra dignidad.

Claudia Sheinbaum y muchos especialistas mexicanos han hablado de fraude y hasta el Centro de Investigación Económica y Política de Washington reveló el 6 de septiembre que los datos obtenidos del recuento de nueve por ciento de los votos indicaron que el usurpador del PAN tuvo una pérdida de 2 mil 765 votos, mientras que Andrés Manuel López Obrador, de la Coalición Por el bien de todos, logró un aumento de dos mil 101 votos.

Si el Trife hubiese dado a conocer estos resultados desde el 20 de agosto y no hasta el 6 de septiembre, la presión política a favor del recuento total de los votos se habría vuelto clamor popular.

Vuelvo a decirlo, somos hombres y mujeres libres, no somos borregos, y estamos aquí porque queremos luchar contra la corrupción y la desigualdad, como …no le pedimos nada a nuestro líder Andrés Manuel López Obrador, como seres pensantes, sí.

Y nos subleva haber tenido que padecer una campaña sucia, implementada y pagada por los dueños del país, porque sabemos que los empresarios sucios y los políticos cómplices hicieron todo para derrotarlo.

Ahora, en esta Convención Nacional Democrática buscamos una salida para que nuestro país sea tan grande como lo merecemos.

Somos gente de bien, que nos hemos esforzado toda la vida para salir adelante, aquí estamos reunidos para encontrar entre todos una solución y vamos a encontrarla dentro de la mayor honestidad, la mayor limpieza, la mayor claridad, la mayor tolerancia, porque los sectarismos y las provocaciones llevan a la represión y, desde luego, nuestra solución será, como ha sido nuestra resistencia, pacífica.

Hoy es un gran día, es el día de nuestra conciencia y andemos con ella, para que en ella se haga la luz.

¡Viva México! Nuestro gran País.

¡Viva la Convención Nacional Democrática!

¡Viva Andrés Manuel López Obrador!

0 Comments:

Post a Comment

<< Home